21 febrero 2008

19 febrero 2008

Carneros


Junto a una nota que cuenta la pelea entre los trabajadores de base de la línea 60 -que piden lógicos aumentos similares a los que obtuvieron los trabajadores del subte- y los gremialistas -burócratas- de la UTA, aparece el siguiente "punto de vista" de Germán Cervetto.






No es que sea revelador. Me pareció interesante que le encarguen semejante tarea, con fotito y todo -que no incluye la versión digital- a quien supo jugar para la empresa, cuando Clarín puso la plata y echaron a todos los trabajadores del diario La Razón.


El mismo Clarín que hoy es kirchnerista, pero que supo ser menemista, duhaldista y antes golpista.


Este tipo de empresas siempre se valen de pusilánimes para sus objetivos. Y estos incapaces, tan cercanos a la razón, tienen su posibilidad sólo si traicionan a sus compañeros, a la base.


Para el que no tuvo la posibilidad de ver la foto de este carnero, es fácil de describir. Imaginen a un Jorge Rivas sin las canas y sin la dignidad, pero con el coma cerebral.

Y en pos de aclarar pelotudeces, dos cosas más. 1. Las diferencias no son entre los delegados de base, como dice este pelotudo, sino entre los que responden a la UTA y los que responden a los trabajadores. 2. "Una interna gremial" no se le llama a esto, a esto se le llama un lucha entre trabajadores y gremialistas garcas que los quieren poner en caja. Pero es Clarín, que es pescador, y se dedica a revolver el río, como bien sabemos.